Catálogos

2002. En medio de la luz

"...Podríamos seguir adelante con el símil cinematográfico. Viendo las pinturas anteriores de Lola del Castillo y teniendo en cuenta las actuales, es fácil imaginar un traveling. Desde sus piezas de mediados de los noventa hasta estas últimas, la cámara parece haberse movido, haberse alejado del puro primer plano hacia visiones más amplias, más lejanas. Y es en ese proceso cuando la cámara, es decir, la mirada de Lola del Castillo, se ha pasado de la geometría a la narración. Porque en aquellas pinturas los rincones del estudio, los reflejos del sol en una ventana o los contrastes producidos por la sombra sobre una pared le permitían destacar el aspecto constructivo de las arquitecturas inmediatas, en una aproximación naturalista y sensible a unas formas compositivas de estirpe neoplasticista que nos podrían recordar, en una versión más reciente y cercana, a ciertas composiciones de Juan Uslé. Sin embargo en las últimas pinturas de Lola del Castillo, las que ahora presenta, aquel rigor mondrianesco ha dejado paso a otra forma de reelaborar plásticamente su percepción de la realidad."

María Dolores Jiménez-Blanco


1997. Entre bastidores

"...En estas últimas arquitecturas cubanas la luz del mediodía, deslizándose por los muros brillantes de color, compone una melodía silenciosa. Silencio cargado de una inquietud surgida, precisamente, de algo así como un principio de indiferencia, de la desimplificación hiperconciente del cuadro. Silencio que concentra toda la melancolía del universo, una levedad destilada por la nostalgia de lo auténtico e inmutable, de lo eterno. Trabajo extraordinario hecho de susurros y de discreciones, creando un espacio para el silencio elocuente, espacio del que el ser humano ha huido quedando de su presencia sólo algo parecido a un latido, un eco de la memoria colectiva."

Ángeles Abad


1997. La tierra imantada

"...Sólo una nota tienes contemporánea y viva:/el culto del silencio, la soledad votiva,/serena y melancólica de la meditación, decía Francisco Izquierdo en uno de sus retratos de La Laguna con versos que parecen escritos para las muy meditativas, silenciosas y solitarias pinturas de Lola del Castillo, sean las que dan a ver el vacío feérico de los cuartos de su casa-mirador de la fantasía o sean -recuerdo los rombos de unas baldosas rojas, recuerdo una escalera, recuerdo unas ventanas enrejadas en la sombra de una tarde de fuego, recuerdo una hornacina turquesa y grana- las que muestran rincones de paso, fachadas vistas en derivas azarosas de a saber qué lugar, de a saber qué calle de algún sitio en el sur, en alguna isla acaso, siempre con algo criollo, soleado, colonial..."

Enrique Andrés Ruiz


1996. La intimidad revelada

"...Lola del Castillo nos está diciendo bien a las claras como cada una de estas estampas es un organismo vivo, con entidad propia. Como elemento formal la artista exacerba con elegancia su enorme capacidad de simplificación para mostramos el entorno más inmediato de su trabajo estructurando imágenes con elementos geométricos interceptados por la luz."

Manuel Romero


1994. Entre dos luces

"...El realismo no se agota nunca en la mera reproducción de lo real y visible, ni se fía de la mera representación pictórica. Más bien parece cada vez más claro que reproducción e impresión, representación y construcción están mutuamente relacionadas de manera inmediata. Sólo el juego entre complejos plásticos relacionados con la realidad y la mirada descifradora de la realidad, hace surgir aquel mundo que Lola del Castillo pinta en sus cuadros."

Miguel Ángel Fernández-Lomana


1994. La geometría que nos rodea

"...A través del encuadre, la luz que impregna una placa o una película sensibles define un espacio que se aleja progresivamente del escenario ilusorio albertiano, un espacio que se hará crecientemente abstracto a medida que se concentra en sus propios recursos constructivos.

Algo semejante ocurre en el trabajo reciente de Lola del Castillo. De nuevo, aquí el encuadre centra la mirada sobre un fragmento del entorno cuya aparente neutralidad parece anular toda otra referencia que no sean, casi en la frontera de la abstracción, sus propios elementos del lenguaje: luces, sombras, líneas, planos, volúmenes..."

Fernando Huici


1991. Ante la forma

"...Lola del Castillo es aquí, en estos grabados y dibujos, una pintora de atmósferas, de espacios que nos envuelven en la hora indecisa, en el instante de la disolución de la luz. No hará falta insistir en su consumada técnica del arte del grabado, con el que nuestra pintora ha realizado diferentes experimentos. Los resultados están a la vista: ha conseguido con esa experiencia definir, justamente, el espacio de la indefinición, de la disolución: el espacio de las arquitecturas crepusculares, emblemáticas, cuyo aire, ya casi nocturno, sobre las piedras húmedas, nos lleva con él hacia no sabemos dónde."

Andrés Sánchez Robayna


subir